Escoge los cabeceros de hierro más adecuados

Escoge los cabeceros de hierro más adecuados

Los cabeceros dan el toque personal y protagonista a cualquier habitación. Su estilo, su material, color y la manera en que armonizan con el resto de los objetos hablan de la personalidad de tu habitación. De ahí la importancia de una acertada elección.

Aunque cada vez son más las personas que escogen hacer de los cabeceros un armario práctico para colocar libros, el despertador, flores o fotos familiares, aún quedan amantes del hierro forjado, que desean para su cama un soporte con estilo, robusto y artístico. Hoy en día adquirir uno no representa grandes inversiones ni grandes esperas, se pueden comprar por catálogo pero la mejor opción puede ser encargarlas a un diseñador  o un especialista como JD7.

Las ventajas de las camas hechas en hierro forjado radican en su estabilidad, porte imponente, originalidad en sus formas y figuras, y una gran armonía cuando se las combina con elementos de madera, cemento, vidrio y telas. Antes de comprarlas es mejor tener una idea clara de lo que quiere y realmente necesitas. A continuación, algunas sugerencias para escoger lo más adecuado:

Escoge cual es el modelo y tu estilo ideal: lo primero es conocer y considerar que tipo de diseño se adaptan a nuestra personalidad, selecciona uno y piensa en los detalles que te gustaría que tuviera. Entre los más conocidos están los diseños de tipo colonial (líneas rectas, con detalles de espirales y vértices), rústicos (exagerados, con grandes círculos y puntos de adorno), modernos (ligeros, estéticos, sorprenden con su creatividad y diseño) y artísticos (sobrios y elegantes, figurativos, abstractos, con detalles cuidadosamente desarrollados).

Revisar el color: es el segundo paso, desde el tradicional efecto de envejecimiento que se logra con la técnica de añejado hasta el color negro, pasando por los tonos pasteles, plateados, dorados, hasta colores planos como el blanco, rojo, verde, etc. Tome en cuenta la luz de la habitación para hacer esta elección.

Tomar nota de las medidas y el peso de la cama: Vendrá bien tener unas medidas mínimas para que su presencia sea protagonista pero no invasiva, y también consultar con el profesional cuál es su peso y cómo es el armado, de manera que si más adelante se realiza una mudanza no haya muchas complicaciones a la hora de moverla.

Otras cosas para recordar al escoger una cama en hierro forjado son las siguientes:

Las piezas que la integran: Generalmente las camas de este estilo son entregadas con cabecero y pie hecho en hierro, con dos listones de hierro o madera que los unen y dan soporte al colchón. Pero tu profesional  puede hacer solo el cabecero y dejar las dos esquinas inferiores libres, lo que hace más juvenil y ligera.

Las piezas que la acompañan: El diseño del cabecero puede repetirse en otras piezas cuantas veces se solicite, por lo que es posible hacer pedidos de mesillas, espejos, arcones, sillas, lámparas y otros objetos que armonicen con la cama, como las estanterías de la estancia, personalizadas y hechas a la medida de los espacios.

La armonía con otros materiales de la casa: los muebles de forja tienen una gran versatilidad, armonizan con infinidad de materiales como la madera, piedra, cerámica, vidrio, aluminio y vinilos, pero es importante tener en cuenta los tamaños de los muebles, sus colores, utilidad o razón de ser y su ubicación, solo así podrán complementarse y ofrecer una innovadora mezcla de estilos, ya sea una vivienda rústica o moderna.

El precio y la inversión: las camas de hierro forjado suelen ser económicas en relación con otras piezas de firma, su precio aumenta cuando han sido especialmente diseñadas y personalizadas, pero aún así destacan por su economía, su durabilidad y la comodidad que ofrecen a los tuyos.